Fragmentos viajeros: Slowliving

Imagen

image

Todavía sigo buscando la forma de parar el tiempo, cada vez más cerca conseguirlo.

Still looking for the formula to make time stop, getting closer to it.

Anuncios

Liebster Awards II: La fuente de la felicidad

Hace unos pocos días me llevé la alegría de ser nominada a este premio a los blogs pequeños y poco conocidos, de mano de Sara Matos, dueña y señora de Saragrafías, a quien os recomiendo sin dudarlo si os gusta la poesía.

En esta nominación, en vez de 11 preguntas solo se nos ha hecho una. Sí, se que parece más fácil, pero os aseguro que la pregunta en cuestión me ha tenido pensando mucho más tiempo del que puedo tardar en contestar 11 preguntas random. Allá va.

¿Qué te hace realmente feliz?

Le he dado miles de vueltas a esto durante gran parte de mi vida y la conclusión es que hay cientos de cosas que me hacen feliz en el día a día. Porque la felicidad, para mí, viene a través de momentos. Me hace feliz viajar, respirar aire puro, un pedazo de queso, la sonrisa que alguien me dedica al cruzarse conmigo en la calle, una conversación profunda sobre la vida, una canción, el calor del sol en mi cara, el olor a sábanas recién lavadas al entrar en la cama, y así hasta el infinito de cosas.

Pero lo que me hace feliz no son esas cosas, sino mi actitud hacia ellas. Porque seamos sinceros, cuando me levanto con el pie izquierdo (gracias a dios no muy a menudo) el sol en mi cara quema y me ciega, las sábanas limpias están demasiado frías y si te fías algo húmedas todavía, una conversación profunda me frustra, ninguna canción me satisface y el queso ni lo abro, no vaya a ser que esté pasado y me ponga enferma solo de olerlo.

Entonces, la felicidad para mí es una actitud frente a la vida, una forma de ser, pensar y actuar en consecuencia y proviene de muchas fuentes.

La tolerancia, con uno mismo y con el resto, que nos hace aceptarnos y aceptar lo que nos rodea, no necesariamente estando de acuerdo, pero respetando.

El amor desinteresado, generoso, del que da sin intención de recibir. Da porque le nace y le reconforta.

El pensamiento crítico, para no quedarse estancado y comprar todo lo que te quieran vender. Para saber distinguir y crear nuestros propios criterios sin dejarnos manipular.

La curiosidad, como un motor de vida que nos lleva a descrubrir nuevos horizontes, y mejor aún, que nos permite revivir una y otra vez esa alegría inocente del niño que llevamos dentro, que siempre encuentra algo por lo que sorprenderse.

Pero sobre todo lo demás, la libertad. De elegir quién queremos ser y quién no, de no depositar tu felicidad en las manos de otros ni tener que depender de nadie para conseguirla. La libertad de compartir tu felicidad con otros, o no, o con estos sí y con aquellos menos porque no congenias tan bien. La libertad de que da igual el camino por el que vengas, que tu decides cuál seguir a partir de este momento.

WOwW.jpg

Y ahora que he divagado un rato, me gustaría nominar a una de las nuevas adquisiciones que he añadido a la lista de blogs que sigo, porque su blog pinta de maravilla:

Un mapa en la cabeza

Mi pregunta para ella siguiendo con la temática profunda será, ¿qué vida crees que te haría feliz si pudieras elegir tu destino?

¡Espero no habértelo puesto muy difícil!

Un abrazo.

Fragmentos viajeros: Las cosas por su nombre.

Imagen

image

Victory Column, Berlin

¿Por qué se llama así? Ni porque es de oro, ni porque está por encima del resto (quiero creer). La llaman así porque se encuentra en ese punto desde el cual puede ver la realidad en conjunto, con perspectiva. Ni más pequeña ni más grande. Sólo mejor orientada.

Why is it called under that name? Not because it is made of gold, nor because it is set above the rest (I’d like to believe). It’s called that way because it stands in that point from where it has a holistic view of reality. Not smaller nor bigger. Simply better oriented.

Fragmentos viajeros: Envious of the sun

image

Berriozar, Navarra

Qué envidia me da el sol, que no sabe lo que es la paradoja de elección. Que sale por el Este y se esconde por el Oeste y así seguirá haciéndolo hasta que se apague. Y no por no poder elegir deja de ser libre. Mientras que nosotros no dejamos de comparar, de asegurarnos de aumentar todas las posibilidades, sin darnos cuenta que con cada nueva opción caemos presos de la insatisfacción y la sensación de que elijamos lo que elijamos, no será la decisión perfecta.

I envy the sun so much, as it doesn’t have to suffer the paradox of choice. It rises from east and sets in west and that’s how it will be until it disappears forever. It won’t be less free for that reason though. Whereas we can’t stop comparing, trying to multiplicate our possibilities, thinking that the more choices we have, the more freedom we have. Actually we don’t realise that we are just falling prey to dissatisfaction and to the feeling that, whatever we end up choosing, that won’t be the perfect choice anyway.