Fragmentos viajeros: Angrybirds

Imagen

image

Érase una vez en Brighton, la versión real de los Angrybirds, mucho más imponentes que estos otros. Hoy no están para juegos.

Once upon a time in Brighton, the real-life Angrybirds, far more scary than these two. Better leave them alone.

Brainstormed

Imagen

image

A veces hay que sacar las cosas de contexto. Hay que salir y cruzar la línea que separa tu día a día de todo lo demás. No todo lo que hacemos tiene por qué tener sentido desde el principio, porque entonces nunca viviremos nada fuera de lo común. Empecemos a pensar de manera diferente.

Sometimes we have to take things out of context. We have to go out and cross the line separating our everyday life from everything else. Not all we do has to make sense from the begining, because then we will never live anything out of the ordinary. Let’s start thinking differently.

Fragmentos viajeros: Entre el cielo y el mar.

Imagen

image

Brighton

Allí está otra vez, tras el mar revuelto de Brighton, esa delgada línea de mentiras que sólo existe en nuestra imaginación. Entre el mar y el cielo, el horizonte.

And there it is again, beyond Brighton’s rough sea, that small fictional line drawn by our imagination. Dividing the sea and the sky, the horizon.

Fragmentos viajeros: Growing Wild

Imagen

image

September, growing wild in BERLIN.

Es curioso cómo a veces las plantas parecen saber lo que necesitan mucho mejor que nosotros. Si las observas con cuidado, dónde sea, verás que siempre encuentran su camino para seguir creciendo. Siempre encuentran la luz.

It really surprises me how plants seem to know, even better than us, whay they need. If you note them carefully, you will notice thay they always find their path. They always find the light.

Fragmentos viajeros: City lights

Imagen

image

Vistas desde Regent Terrace, Edimburgo. Cuando la oscuridad te pilla desprevenida en una ciudad que no conoces. Apenas son las cinco de la tarde, pero pronto empiezas a sentirte como si fueran las nueve, como si las luces de la ciudad te hubieran hecho perder la noción del tiempo y hubieses andado durante horas.

Views of Edinburgh from Regent Terrace. In that moment when the darkness catches you unaware in a city you barely know. Even though it is five o’clock, it feels like it is nine already, as if you would have been hypnotized by the city lights, having wandered around for a couple of hours.